BACKCOUNTRY EN PEÑALARA

BACKCOUNTRY EN PEÑALARA
febrero 18, 2010 Manu

Para este singular concurso os voy a contar la historia de un gran día en Peñalara (montaña más alta de Madrid) con un amigo, un par de palas y muchas ganas de pasarlo bien.
Toodo comienza un 13 de febrero de este año cuando tras ver el peliculón de Level1, Turbo, se nos ocurre subir a Peñalara a hacer un poco de backcountry y prepararnos unos saltos. La preparación del material es minuciosa para que no se nos olvide nada; cada uno llevará una mochila cargada con las botas, esquís, palas y la alimentación necesaria para un día en el que la pérdida enérgitica será considerable. También conseguimos unas raquetas de nieve, las cuales nos sirvieron de gran ayuda teniendo en cuenta que para llegar a la zona del Zabala (que acumula la mayor cantidad de nieve), hay que patear unos 30 minutos entre pinos más otra hora por un camino balizado.

No se como describir la sensación de satisfacción y placer que se apoderó de mi cuerpo esa noche. Lo que para alguno de vosotros puede ser una tontería, para mi fue una experiencia muy intensa que contaré a mis hijos en un futuro…
Tenía ganas del pateo que nos esperaba, tenía ganas de preparar los kickers, tenía ganas de fotear, y sobre todo, tenía ganas de saltar y de engorilarme hasta que mi cuerpo dijera basta.
Y así fue: al día siguiente, visperas de san Valentín, nos levantamos al alba, cogimos un autobús hasta Cotos, y allí empezamos nuestra travesía junto con otros amantes de la montaña que allí se reunían. Cabe decir que tal era nuestro entusiamo que adelantamos a todo el mundo, se podría decir que levantabamos la nieve a nuestro paso.

Al llegar cavamos un agujero en la nieve y dejamos nuestras mochilas; en seguida empezamos a preparar el kicker, nuestra experiencia en esto era bastante limitada y por ello los saltos no quedaron perfectos, pero para ser los primeros no estaban mal.

En total montamos dos chimbos, el primero estaba situado sobre un roca, aprovechando así el desnivel que esta proporcionaba; el segundo estaba dirigido más al truqueo y se puede decir que era mas sencillo y acojonaba menos. En este segundo salto intentamos frontflips,,, sin tener mucho éxito en ello.

Como ya he dicho los saltos no estaban perfectos, pero no por ello dejamos de engorilarnos, ante la mirada atónita de los domingueros venidos de todos los puntos de la Comunidad; pero para mi ha sido una experiencia única he inolvidable, que sin duda alguna repetiré.

Escrito por Javier Merayo Vidal.  LOCAL DE: Madrid Xanadu, Valdesqui.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*